Durmiendo con el enemigo.

Las comidas se hicieron constantes y nuestros lazos se empezaron a reforzar, nuestras comidas se volvieron cenas, películas, pláticas interminables. Para ese entonces, yo vivía con una amiga de la universidad que, a pesar de ya ser profesionista, seguía de fiesta, yo pasaba la mayor parte del tiempo en mi casa. Ella vivía con familia … Sigue leyendo Durmiendo con el enemigo.

Anuncios

Nada en común.

Cuando terminé mis materias, a finales del 2009, empaqué mi ropa, mis cosas, mi vida universitaria y regresé a Veracruz. Mis prácticas profesionales derivaron en un trabajo bastante soso que me permitía afrontar los gastos de mi ya bastante traqueteado automóvil y mi nueva vida social. Y así pasaron 10 meses, entre cenas, viajes a … Sigue leyendo Nada en común.